Home Page Foros Literatura EL LECTOR DEL TREN DE LES 6.27 H El lector del tren de las 6.27

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Autor
    Entradas
  • #1760
    Mariano Rebollo
    Superadministrador

    Esta novela, la primera publicada por el autor, tuvo un importante éxito en Francia. Se trata de una obra bien escrita que sorprende algo al lector por su argumento, melancólico y a ratos deprimente. Narra la historia de su protagonista principal, Guibrando Viñol, un joven acomplejado por su nombre y apellido, que trabaja como operador jefe en una empresa dedicada a destruir los libros fuera de uso. La enorme máquina que los tritura y los trasforma en pulpa, llamada Zerstar 500, a la que Viñol odia y llama “la Cosa”, funciona tras ser limpiada diariamente por dentro y encendida al pulsar un interruptor, trabajo que realiza el protagonista vigilado en todo momento por el Director Kowalski, un hombre muy obeso (”el gordo”) y dictatorial. Guibrabdo vive sólo en un pequeño estudio, acompañado por un pez al que llamaba “Rouget de Lisle”. Diariamente madrugaba para coger el tren de las 6.27 que le llevaba al trabajo y, al entrar en el vagón, se sentaba en un transportín y leía en voz alta un par de páginas que había rescatado al azar del interior de “la Cosa”. La gente del tren le escuchaba con agrado y dos viejecitas que viven en una Residencia de ancianos le piden que los sábados por la mañana acuda un rato a su Residencia a leerles trozos de narraciones que fueron escuchadas y comentadas por todos los ancianos. Guibrando era un joven sensible que se impresionaba de niño cuando veía a su padre cómo mataba y despellejaba a un conejo o se detenía a diario a saludar a un angustiado anciano que sacaba de madrugada a su adorado perro. En el trabajo se trataba con el guardián, Ybon Gimbert, un hombre enamorado del teatro clásico y del verso alejandrino, y evitaba a Lucien Brunner, apodado “el jilipollas”, el compañero larguirucho y envidioso, adulador del Director, arrogante y retrógrado, obsesionado con ser él el encargado de pulsar diariamente el botón de arranque de la máquina Zerstar 500. Otro personaje de la novela es “el viejo Giuseppe”, un entrañable extrabajador de la empresa que había perdido sus dos piernas al caer al interior de la máquina mientras la limpiaba. Sus miembros amputados fueron triturados y se mezclaron con el papel de los libros desechados, material que se empleaba para crear nuevo papel y poder venderlo para imprimir otros libros. Con la ayuda de Guibrando, pudieron localizar el libro impreso en el papel formado por la pulpa que contenía las piernas de Giuseppe y adquirir la mayoría de sus ejemplares.
    La narración cambia cuando un día Viñol encuentra un pendrive en el suelo del vagón, descubriendo que contiene los diarios de una joven que trabaja limpiando los Servicios de un gran Centro Comercial. A partir de entonces les lee fragmentos a los pasajeros del tren y no para hasta averiguar el Centro Comercial donde trabajo Julie e ir a conocerla llevándola flores y una carta en la que le cuenta du historia.
    En resumen, me parece una novela crítica con la sociedad y cargada de simbolismo, pero también llena de tremendismo y tristeza.

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.