Home Page Foros Literatura EL LECTOR DEL TREN DE LES 6.27 H EL LECTOR DEL TREN…

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Autor
    Entradas
  • #1756
    Pepe Ruiz
    Superadministrador

    Al terminar la lectura de este libro con una medio sonrisa y un buen sabor de boca, he tenido la sensación de haber devorado un libro muy curioso tanto en la forma como en su contenido.
    Es como si se tratara de una obra de teatro con tres/cuatro escenarios y pocos, pero muy bien esbozados personajes.
    Parece simple, pero me parece de gran complejidad decir tanto, con un lenguaje tan contenido y, a veces, casi esbozado.
    Aunque si bien es cierto que se trata, una vez más, de la redención personal a través del amor y que con esas cartas finales logra el clímax deseado y esperado muy sutilmente, toda la primera parte que describe un infierno especial capitaneado por La Cosa, el gordo y el gilipollas me resultó fascinante e inquietante sin dejar pistas de lo que me esperaba.
    El paso intermedio por Las Glicinas con esa lectura erótica tierno/cómica y tan francesa, me sabe a poco. Podría haber sacado mucho más jugo, pero el autor se contiene cuando más enganchados estamos y no regala más que lo justo. Cuántas novelas están hasta los topes de páginas de relleno a mayor ego del autor y aburrimiento del lector!
    La segunda parte, con la entrada de la amistad y el amor, la devoré como si de una Cosa se trataran mis pupilas.
    Ya al final, por poner un ejemplo, me atrapó con espacios tales cómo cuando describe esa despedida entre los amantes que aún no saben su destino.
    El autor nos describe así el resultado de su encuentro en los lavabos…”El gracias de todos modos” irónico que ella le lanzó por detrás cuando se iba de allí le atravesó el corazón. La única moneda que poseía cuando llegó al centro comercial llevaba diez minutos yaciendo en el estanque redondo de la fuente bajo cincuenta centímetros de agua. En su cabeza no había ahora espacio para nada más que para esa revelación: Julie no era bella, era sublime.
    Prometo que me ha causado tal impacto que a partir de ahora me costará ver igual a cualquier cajera, señora de la limpieza, de los lavabos, barrendera o de esas profesiones que nos resultan invisibles.
    Ya entonces yo también estaba atrapado por Guibrando, ¿Cómo se le ocurre un nombre así a un autor?, y su hipnótica lectura del tren de las 6,27.
    Moltíssimes gràcies Lluís, un gran descubriment.

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.