Home Page Foros Literatura SOSTIENE PEREIRA de ANTONIO TABUCCHI SOSTIENE PEREIRA de ANTONIO TABUCCHI

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Autor
    Entradas
  • #1553
    Begoña Treviño
    Superadministrador

    Queridos amigos
    Me toca explicar porque he escogí esta novela. Se trata de un libro corto, fácil de leer, la acción se desarrolla en Portugal, concretamente en Lisboa y Coimbra, lugares que me encantan. La acción se sitúa en 1938, en una época dramática para los países cercanos y no tan cercanos, España, Italia, Alemania. Escrito de una manera original, “sostiene ….” , que le da un aire de declaración policial, muy de acuerdo con el contexto. El personaje Pereira principal, un hombre viudo, obeso, católico y obsesionado con la muerte y la resurrección de la carne, aficionado a la tortilla a las finas hierbas y a la limonada, y que no se interesa por lo que está sucediendo a su alrededor, contrasta con el ayudante que contrata, Monteiro Rossi, un joven idealista, de izquierdas, comprometido socialmente. Pereira es un buscador de almas afines: su mujer, el camarero del café Orquidea, el padre Antonio el Dr Cardoso.
    Es una historia del despertar moral, en el capítulo 19, Pereira visita al padre António y éste le pone al corriente de las tomas de posición de los católicos ante la guerra civil española. Cuando ocurrió lo de Guernica, el clero vasco lo condenó, y el Vaticano en cambio reaccionó pidiendo su excomunión, por no tener en cuenta a los religiosos asesinados por los rojos. El padre António le dice a Pereira que entre los pocos que han denunciado sin miedo las masacres franquistas, figura el escritor francés Bernanos, y añade que “el Vaticano no puede soportarlo porque es un verdadero testigo”. Ahí, en esta última palabra, radica una clave del libro, que en el original italiano se titula “Una testimonianza”. Para Tabucchi testimoniar, dar fe, certificar de algo o sobre algo, es quizás el modo más limpio de contar las cosas. La novela arranca: “Sostiene Pereira que le conoció un día de verano”, “¿Sostiene ante quien?, nunca se concreta y en realidad no importa: lo que importa es que él no se quiere callar, y quiere recapitular unos hechos muy graves que le competen y que competen sobre todo a su país y compatriotas. Unos compatriotas que durante el salazarismo optaron en general por la connivencia con el régimen, cuando no por la denuncia activa de cualquier disidencia. Se describe pues unas sociedad amordazada y vigilada, donde cada quien está al acecho del prójimo, empezando por la portera y por ese tendero de la esquina que al notar que su cliente le compra algo inhabitual, un jamón ahumado, le lanza: “Veo que ha decidido llenar la despensa, señor Pereira”.
    Por otro lado Monteiro Rossi le despierta el sentimiento de una paternidad incumplida, como se ve claramente en la cena que Pereira decide improvisar para su protegido que huye de la persecución policial. Ahí se pone de relieve la añoranza de un hogar que Pereira ha sentido siempre, habiéndose tenido que contentar hasta entonces (como su querido Pessoa por otra parte) con cuartuchos de alquiler y pensiones modestas. Cuando pone la mesa, enciende unas velas y agasaja a su amigo italiano con un plato de spaguettis, está satisfaciendo una paternidad incumplida y dando señales de que desea cambiar su vida solitaria y encogida.

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.