Home Page Foros Literatura UNA NOCHE CON SABRINA LOVE de Pedro Mairal Una noche con Sabrina Love

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Autor
    Entradas
  • #1328
    Cinta Ricart
    Superadministrador

    Me ha encantado el libro, Pepe. Como ya hemos expresado en muchas ocasiones y como ocurre en otras cuestiones de la vida, la puesta en común nos enriquece, nos abre los ojos a nuevas perspectivas que por propia iniciativa quizá no hubiéramos divisado.
    La verdad es que ha merecido mucho la pena seguir a Daniel en su viaje iniciático, aunque él mismo se pregunte, como hacemos todos en algún momento, ¿Para eso tanto viaje?. La cuestión es si es mejor Itaca o el camino a Itaca; valen las dos respuestas, no?
    La escritura de Pedro Mairal me parece brillante. Me pregunto cual es el secreto de la literatura, de la combinación de unos signos escritos, para que nos fascine. En las artes figurativas se habla de la proporción áurea, pero ¿donde está lo áureo en las páginas de un libro?. Creo que, por suerte, no podemos definirlo y es una combinación de elementos de forma y fondo que a cada lector le encajará en sus propias armonías. En este caso, me lo he estado preguntando a lo largo de la lectura y solo acierto a decir que el autor ha conseguido que acompañe al protagonista en su periplo, que me sorprenda, que vea por sus ojos los paisajes que se suceden en su trayecto y los que descubre en Buenos Aires, no siempre tan buenos como su nombre evoca, que me preocupe por él y tema sus posibles desventuras.
    Mairal, magnánimo con sus lectores, no abusa de las calamidades. Quizá esa condescendencia deriva de que el libro fuera editado en 1998. De haberlo escrito más recientemente, con la tendencia actual a tramas cada vez más truculentas, a lo mejor nos hubiera vedado los alivios que va gozando Daniel en su destino. Al fin y al cabo, se van sucediendo sus más y sus menos, sus tropiezos y fortunas…¡Como la vida misma!
    La historia y su punto de vista son muy masculinas. Tiene su mérito que a estas alturas todavía me resulten reveladoras y que remueva en la memoria y me devuelva conflictos y pasiones juveniles. ¡Qué gozada es dar pasos hacia atrás y encontrar huellas que parecen recientes!
    ¡Que decir del estilo de la novela! Me parece magnífico. Magnífico como va intercalando los planos y se van sucediendo los temas, la elección del argumento y de las palabras, el empleo justo y comedido de las metáforas que al igual que a Sabrina y Daniel nos hacen caer juntos “al agua del espejo” en la que nadamos en un mar de palabras bonitas y sensibilidades.
    Así como la risa es el descarrilamiento de la inteligencia ante una sorpresa, una idea o un quiebro inesperado de la lógica, Mairal emplea verbos y adjetivos en una dimensión impropia de sus sustantivos, cuya disonancia desencadena el impacto de una delicia desconocida: “La noche de verano ya se deshacía en el canto todavía oscuro del algún gallo”. ¿Se deshace la noche?, ¿tienen luz u oscuridad los cantos?…
    Para mí, sus 150 páginas no tienen desperdicio, pero lo que más me ha gustado son las frases finales de cada capítulo: “Ahora la balsa parecía apenas una hoja que la corriente se llevaba en la arrogancia de su fuerza”, “…Lo miró alejarse por el camino de tierra levantando una polvareda blanca como si arrastrara un pulmón inmenso”, “…Hasta que todo se deshizo lentamente, desmenuzándose como los animales que se forman a veces en las nubes”, “Este país se va al tacho, flaco, no sirve, hay que borrar y empezar todo de nuevo”…La verdad es que viendo un capítulo breve me alegraba pensar que dentro del libro cabrían más remates brillantes.
    Sin embargo, el libro acaba sencillo: “Daniel cerró los ojos para dormir un rato”. Ahí lo dejo.
    Gracias Pepe por brindarnos este gran libro. Lo bueno si breve, dos veces bueno. Después de tantos años, sigo aprendiendo de ti. Un abrazo

    Cinta.

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.